31.7.07

las mujeres son malas

Él: ¿puedo invitarte a un trago?
Ella: Preferiria k me dieras el dinero
Él:Estoy seguro de k podría hacerte muy feliz
Ella ¿por k? ¿ya te vas?
Él: ¿k dirias si te pidiera k te casaras conmigo?
Ella: nada no puedo hablar y carcajearme a la vez
Él: ¿me puedes dar tu nombre?
Ella: ¿por k? ¿no tienes tu uno?
Él: ¿por k no vamos a ver una pelicula?
Ella: Lo siento.Ya la vi
Él: ¿no te he visto por otro lado?
Ella: si, por eso ya no voy por alli
El: ¿está libre este asiento?
Ella: si y si te sientas este también
Él: ¿A k te dedicas?
Ella: Soy travesti
Él: Hola preciosa ¿k signo eres?
Ella: De negación
Él: Tu cuerpo es un templo
Ella: Pues hoy no hay misa
Él: Si te viera desnuda moriría feliz
Ella: Si yo te viera desnudo, probablemente moriría de risa
Él:Soy fotógrafo, he estado buscando un rostro como el tuyo
Ella: Y yo cirujana plástica. También he estado buscando un rostro como el tuyo
Él: Hola, ¿no salimos juntos una vez? o ¿tal vez dos?
Ella: Seria una pork no cometo el mismo error dos veces
Él: ¿Dónde has estado toda mi vida?
Ella:Donde estaré el resto, en tus sueños
Él: ¿Como hiciste para ser tan bella?
Ella: Probablemente me tocó la parte k te correstpondía a ti
Él: ¿Saldrías conmigo el sábado?
Ella: Lo siento, pero me va a doler la cabeza el fin de semana
Él:Tu rostro hace k la gente se vuelva a mirarte
Ella: Y el tuyo hace k se le vuelva el estómago
Él: Vamos no seas tímida, dime algo
Ella: O.K, lárgate

Los jóvenes prefieren la televisión al ordenador , según un estudio

A los jóvenes no les gustan tanto las nuevas tecnologías como se creía. Un estudio que cuenta con la colaboración de Microsoft revela que sólo al 20% le atrae la tecnología en sí misma. El ordenador no es su aparato favorito, sino la tele (60% de los menores entrevistados).

La tele es, de hecho, el único medio al que prestan atención en exclusiva. El resto de dispositivos son un complemento a la caja tonta, cuya influencia llega hasta el ordenador: la mitad de las conversaciones a través de programas de mensajería instantánea ( "messenger" ) están relacionadas con los contenidos emitidos por la televisión.

Los más pequeños lo que prefieren es ver la televisión (85%), escuchar música (70%), salir con amigos (68%), jugar a videojuegos y navegar por la Red (51%). Los que son algo más mayores se decantan por la música (70%), seguida de la tele y salir con amigos (ambos 65%), ver un DVD (60%), ir al cine (59%) y acceder a Internet (56%).

Amigos "online"
Para los encuestados, la tecnología supone, sobre todo, hacer más y mejores amigos. Los de 15 a 24 años tienen de media 53 amigos "online". No en vano, lo primero que hacen cuando encienden el ordenador es ver cuántos de sus amigos están conectados al "messenger".

Según dicen, este tipo de programas les permite explayarse y expresarse mejor. Además, afirman que con la mensajería instantánea se sienten menos solos, lo que pone en cuestión la creencia de que las nuevas tecnologías aíslan. Además, los vínculos que se crean son más fuertes, lo que favorece relaciones más duraderas.

yo no estoy muy seguro de esto...

1.7.07

10 tipos de cyber-tonto

En los Cyber-cafés, como en botica, hay de todo. Un internauta ha desarrollado una clasificación de los tipos más extraños que se pueden encontrar enganchados a un ordenador.
Van desde el pornográfico hasta el obsesivo-compulsivo. ¿Quieren saber cómo son?

El Pornográfico: Va al cyber y sin ningún tipo de pudor o de intento de demostrar respeto por sí mismos se ponen a ver vídeos porno frente a un mar de personas desconocidas.

El del Counter Strike: Desde que entra hasta que sale se pasa el rato gritando: "mira el arma que me he comprado". Generalmente están ciegos, con los ojos rojos a consecuencia de las largas horas que su madre le ruega que pase en el cyber para no verlo.

El Ejecutivo: Llega vestido de traje y con mirada soberbia, pretendiendo hacer creer que es un magnate. Se pasa horas mirando productos de alta tecnología que jamás va a poder comprar.

El estudiante: Es un clásico en las inmediaciones de cualquier facultad pública: llega cargado de apuntes y está tan acostumbrado al cyber que se comporta como si se tratase de su propio hogar. Despliega cuadernos, papeles y libros y es capaz de pasarse horas instalado en ese antro infesto, en el que desperdicia la mayor parte de su magra mensualidad en impresiones blanco y negro de baja calidad.

El que tiene parientes en el extranjero: Desconoce tanto el significado de la palabra vergüenza como el pornográfico. Con un descaro absoluto pide una máquina con cámara, auriculares y skype y se dedica a hablar tan alto como le sea posible, haciendo caso omiso de las caras de molestia del resto de los usuarios del local.

El turista: El mochilero se instala en cualquier bar a disfrutar del Wi-Fi, mientras que el rasca recurre al locutorio en busca de soluciones a todos y cada uno de sus problemas. La mayoría de las veces carga con una mochila de 150 kilos con la que obstruye el paso de todo el mundo y anota teléfonos de hostels en su sucio cuaderno de viaje.

El viejo renegado: Odia los ordenadores más que nada en el mundo y se empeña en culpar a la tecnología por su incapacidad de adaptarse a los nuevos medios, por más que estos estén preparados para que los maneje con destreza un niño de 3 años. No sabe abrir ninguna página, no controla el ratón, se olvida de contraseña y se dedica a pedir ayuda a todo el que esté a su lado.

La vieja de los mails en cadena: Cuando una persona normal encuentra en su mailbox una de esa cadenas de mails que contienen presentaciones en PowerPoint con títulos tales como “la vida vale la pena” o “no estás solo, Jesús te ama”, suele tener 2 reacciones inmediatas: 1. bloquear al emisor de dicho mensaje y 2. preguntarse quién mierda es el oligofrénico que da comienzo a la plaga.

El obsesivo-compulsivo: Típico habitué del cyber, el ser humano que sufre esta condición es capaz de asistir al mentado local dos a tres veces en un mismo día. Chequea mails frenéticamente, chatea como un adolescente en celo y es asiduo visitante de blogs de variada especie, en los que aprovecha para comentar con todas las tonterías que se le pasan por la cabeza.

El que atiende: Si en el país de los ciegos el tuerto es rey, éste es el emperador de la región. El pibe que trabaja en un locutorio encarna todos los males de la sociedad en una sola persona, y actúa con la impunidad de quien sabe que tiene el control de las cosas: tortura a los usuarios con música horrible, se acerca a cuanta fémina cruce la puerta, abusa del Messenger y recibe constantemente las visitas de las lacras inoperantes que tiene de amigos, que no tienen nada mejor que hacer con sus vidas que aguantarle.
Blog sin Humo
escribenos aGSig


Contador de visitas